Si estás pensando en realizar obras en el hogar y no sabes si el verano puede ser buen momento para llevarlas a cabo, nosotros te decimos que sí que lo es, te ofrecemos estos argumentos para convencerte.

1)      Los días son más largos y esto ofrece diversas ventajas. Para empezar, al tener más horas de luz es mucho más fácil realizar trabajos de reformas eléctricas para los que hay que cortar la luz eléctrica, pudiendo ver perfectamente con luz natural sin tener que llevar un generador para alumbrarse.

Otra de las ventajas de que los días sean más largos es que una vez que los obreros se van, aún tenemos tiempo para aprovechar el día y no nos sentimos tan agobiados por los trabajos.

2)      Hay más tiempo libre para coordinarse. En verano hay vacaciones y en muchos trabajos se realizan jornadas intensivas. Eso permite contar con más tiempo para poder realizar las obras con tranquilidad, sin tener que estar pendientes de coordinarse con los horarios de trabajo en caso de no querer dar llaves.

3)      No hay tanta humedad. En invierno, con la lluvia, hay humedad que impide realizar algunos trabajos o que hace que se prolonguen más. Las obras de limpieza de canalones y desagües se deben de realizar ahora que hace buen tiempo para que al llegar las lluvias todo esté perfectamente.

También es un buen momento para realizar trabajos de pintura ya que secará mucho antes y las paredes estarán en mejores condiciones no solo para pintarse, también para que la pintura quede mucho mejor.

Es también el momento para realizar reparaciones de humedades antes de que vuelvan las lluvias y ocurra que nuevamente se vuelvan a ver manchas de agua y otros problemas.

4)      Las empresas tienen menos trabajo. Muchas empresas de reparaciones y reformas tienen menos volumen de trabajo en verano porque la gente se va de vacaciones. Si no te vas a ir fuera, es una perfecta ocasión para conseguir realizar tu reforma con calma y sin apuros.

5)      En ocasiones se puede disponer de una segunda vivienda. Incluso si te vas fuera pero tu segunda vivienda es en un pueblo no demasiado lejos, puedes irte para la segunda residencia y realizar la reforma en tu casa de la ciudad con la tranquilidad de no estar viviendo allí.

Dado que no están alejados, puedes acercarte para ver cómo transcurren las obras y llevar un control. Es el momento perfecto para reformas integrales del hogar que se hacen muy incómodas cuando se vive en la casa.

6)      Se hace más agradable estar fuera de casa. Incluso si no puedes irte a ningún lado, en verano es mucho más fácil pasar el día fuera de casa de manera agradable acudiendo a pasar el día a una piscina o a una zona de playa o río y volviendo una vez que hayan acabado los trabajos por ese día.

En invierno, con el mal tiempo, es más complicado encontrar actividades para irse fuera de lo que es el horario laboral.

7)      Se prepara la casa para el invierno. Es el momento de realizar todos los trabajos que preparan la casa de cara al invierno y que la hacen mucho más agradable, como por ejemplo, cambiar el sistema de calefacción o realizar reformas en el aislamiento térmico de la vivienda.

Para tus reformas del hogar confía en Obras Alpe en cualquier época del año. Nosotros te buscaremos los mejores precios y te garantizaremos a profesionales con experiencia para la realización de los trabajos.

 

Artículo original: http://www.reformayuda.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *